lunes, 27 de julio de 2009

la negrita



A esas horas dice una piadosa tradición-, que una leñadora, una joven mulatita, llamada Juana Pereira, según parece, salió a buscar leña para su hogar. Encontró con gran regocijo de su alma, sobre una piedra muy grande, una imagencita, como de una cuarta de alto, de color moreno, tallada en piedra, representando a la Santísima Virgen María con el Niño en los brazos. La jovencita, loca de contento, llevó la imagen a su casa, guardándola dentro de una canastilla. Al día siguiente volvió a recoger leña y sobre la misma piedra, encontró la imagen de la víspera. Creyendo que era otra, volvía muy contenta a su casa, pensando que ya tenía dos imágenes, cuando, al abrir la canastilla; con estupefacción de su parte, notó que no estaba; es decir, que ya no estaba la que había traído el día anterior. De esta vez aseguró bien la imagen bajo llave, pensando que alguien se la había llevado al bosque. Al tercer día, volviendo a la selva y sobre la misma piedra, volvió a encontrar por tercera vez la imagen de la "Negrita". En esta ocasión, turbada y temerosa, corrió con la imagencita a su casa, abrió el cofre y constató que la "otra" ya no estaba. Presurosa se dirigió a casa del señor Cura, le contó lo que pasaba y le entregó la imagen. El señor Cura, sin darle importancia al asunto, la guardó; pero, cuando al siguiente día quiso examinarla con detención, la imagen había desaparecido. Se fue al bosque "Tata Cura" y en la piedra antes dicha, la encontró. Se la trajo y de esta vez la guardó en el propio Sagrario, con Jesús Sacramentado. Pasó ese día. Celebraba el Padre Cura o el Coadjutor la Santa Misa. Cuando fue a dar la Comunión, notó lo de siempre: ¡la imagencita había huido! Después de la Misa acompañado de otros sacerdotes, fue a la piedra; allí estaba la Señora; porque Ella quería que allí mismo le levantaran su iglesia. "La Negrita" quería hacerles ver a "los blancos" que "negros" o "blancos" todos somos hijos de un mismo Dios y por consiguiente, hermanos. Quería ser el Norte de la Muy Noble y Muy Leal Ciudad de Cartago; quería ser Ella "la Reina de los Ángeles"; la Reina también de "los Pardos" y Reina de los ticos.

Cfr. Eladio Prado-Breve Historia. Tomado de: Arrieta, Víctor Manuel. La Basílica de Nuestra Señora de Los Ángeles Consagrada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada